A 485 años de las apariciones de la Virgen de Guadalupe

 

Lunes, 12 de diciembre de 2016 – Edición impresa
Fernando Ojeda Llanes (*)

Hoy se cumplen 485 años de que la imagen de la Virgen de Guadalupe se imprimiera en la humilde tilma del ahora santo Juan Diego, a las 6:45 de la mañana del 12 de diciembre de 1531.

Fray Juan de Zumárraga, entonces obispo electo de México, quedaba estupefacto ante el milagro y lloraba de ternura, también de arrepentimiento por no haber creído a Juan Diego cuando le hizo llegar el mensaje de la Virgen. Pero si retrocedemos en el tiempo todo fue parte de un plan de Dios, porque precisamente por no creer solicitó que la Virgen le diera una señal y ésta fue su sagrada imagen, que se imprimió del jugo de las flores que Juan Diego cortó en el cerro del Tepeyac, en aquel lugar árido, lleno de abrojos y espinas, hasta con hielo de invierno. Fueron flores de aromas exquisitos y llenas de rocío que, al bajar el indígena con ellas en su tilma, la Virgen las tomó con sus manos benditas y las regresó en forma acomodada.

A los pocos días de la impresión de la sagrada imagen, el 27 de diciembre de 1531, la imagen fue colocada en la ermita que la Virgen solicitó le construyeran abajo del cerro del Tepeyac, casita sagrada que a través de los años fue haciéndose cada vez más grande hasta tener la que hoy recibe a veinte millones de personas al año.

A raíz de las apariciones, y por la transmisión oral que hizo Juan Diego, el mensaje de la Virgen de Guadalupe llegó a oídos de todo el pueblo, que acudía en masa a ver la sagrada imagen, que para los indígenas es un códice lleno de mensajes y señales, tan importantes para su cultura que no dudaron en darse cuenta que se trataba de la madre del verdadero Dios por quien se vive.

Fue entonces que se arremolinaron en las iglesias para recibir los sacramentos. De acuerdo con datos históricos, siete años después de las apariciones más de ocho millones de personas se convirtieron al catolicismo y el culto a la Virgen de Guadalupe recorrió todo México, América y el mundo.

La Virgen de Guadalupe es una inculturación, porque aprovechó la cultura de los indígenas para la evangelización. Lo que los misioneros españoles no lograron en tantos años, debido a las persecuciones, maltrato y violaciones a los indígenas, la imagen de la Virgen de Guadalupe lo logró en corto tiempo. La Virgen cuando se aparece por primera vez le dice a Juan Diego que desea que le construyan una casita para ofrecerla a su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que es su amor, su salvador. La Virgen es por tanto cristocéntrica, porque trajo a Cristo en su vientre.

Lo que se festeja en este día no sólo es la aparición y estampación de la Virgen de Guadalupe, sino que el mayor festejo es la presencia de Nuestro Señor Jesucristo por primera vez en América, en el vientre de su Santísima Madre. Las muestras de fe y devoción por la Santísima Virgen siguen creciendo, por todo el mundo ha corrido el mensaje que nos ofreció por conducto de Juan Diego, pero científicamente también ha sorprendido a muchos, en primer lugar porque no ha sido posible explicar la forma en que se imprimió la imagen. Se ha realizado cantidad de estudios por fotógrafos, pintores, químicos, expertos en arte y pintura y no ha podido explicarse cómo se ha conservado en una humilde tilma de agave durante 485 años, de los cuales los primeros 116 estuvo en su ermita prácticamente a la intemperie, sin cristal que la protegiera, sujeta a las inclemencias del tiempo y del salitre del lago.

La sagrada imagen se conserva actualmente en un camerino especial en la Basílica de Guadalupe de Ciudad de México. Las veces que he tenido la bendición de estar junto a Ella en su camerino y mirarla tan cerca llego a comprender lo que sintió en su momento fray Juan de Zumárraga al ver tan preciosa imagen llena de colores brillantes, con sus perfiles de oro, su estrellas doradas y su mirada de ternura llena de amor, mirada que cautiva y llena de paz.

Qué benditos somos los mexicanos de que se encuentre en nuestro país. Nos ha dejado unas palabras que no podemos olvidar: “¿No estoy yo aquí que tengo el honor y la dicha de ser tu madre? ¡No tengas miedo!”.

Representante en Mérida del Instituto Superior de Estudios Guadalupanos de la Basílica de Guadalupe. www.fernandoojeda.com.

– See more at: http://yucatan.com.mx/imagen/religion-imagen/485-anos-las-apariciones-la-virgen-guadalupe#sthash.FmNYJmBM.dpuf

diciembre 13, 2016|Diario de Yucatán|
  • Por favor no dudes en ponerte en contacto con nosotros respecto a la compra del Libro solo llenando el siguiente formulario.
    Recibirás una respuesta dentro de los próximos 3 días hábiles.